UN EJEMPLO DE DEDUCCION POR BENEFICIOS

Las obras que dan derecho a una deducción por inversión de beneficios.
Si usted compró un local en el que tuvo que realizar unas reformas. ¿Sabe que dichas obras pueden dar lugar a la deducción por inversión de beneficios?..

Reformas. Si compró un local en 2013. Sin embargo, para poder ejercer su actividad, tuvo que realizar una serie de obras. ¿Sabe que en la declaración del Impuesto sobre podrá aplicarse una importante deducción?.
Inversión de beneficios
Deducción. Si la empresa es de reducida dimensión (es decir, factura menos de diez millones de euros), podrá aplicarse en el Impuesto sobre Sociedades la deducción por inversión de beneficios. En concreto, la deducción será del 10% de los beneficios (antes de impuestos) que se hayan invertido en la compra de elementos nuevos del inmovilizado material o en inmuebles.
¡Atención! Si se trata de una microempresa (es decir, factura menos de cinco millones y tiene una plantilla media inferior a 25 empleados), la deducción será del 5% de los beneficios.
Segunda mano. Aunque haya invertido en un local de segunda mano, muchas de las obras que realice en él sí que serán aptas para disfrutar de la deducción. Así pues, un ejemplo: si la empresa ha cerrado 2013 con un beneficio de 75.000 euros y las obras en el local ascienden a 50.000, vea el ahorro que obtendrá:
Concepto Con deducción Sin deducción
Base imponible 75.000 75.000
Cuota íntegra (25%) 18.750 18.750
Deducción (1) 5.000 (2) 0
Cuota a pagar IS 13.750 18.750
1. La inversión –y la deducción correspondiente– puede hacerse en el ejercicio en el que se obtienen los beneficios o en el siguiente.
Éstas sí
Entrada en funcionamiento. A estos efectos, las obras efectuadas antes de la entrada en funcionamiento del local se consideran inversión y podrán disfrutar del incentivo. De este modo, si el local va a ser explotado como restaurante, darán derecho a la deducción las obras de acondicionamiento tales como nuevos lavabos, salidas de humos, instalación eléctrica y aire acondicionado… También darán derecho a la deducción las inversiones en activos nuevos tales como mostradores, frigoríficos, mobiliario…
Mejoras y renovaciones. Si las obras se realizan después de la entrada en funcionamiento del negocio, también se beneficiarán de la deducción las obras de renovación o mejora que supongan un aumento de la capacidad productiva, mejoren la productividad o alarguen la vida útil del local. Por ejemplo:
o Si el restaurante es objeto de una reforma integral, cabe entender que se conseguirá un aumento de la clientela. Ello permitirá considerar las obras como mayor valor del activo y, por tanto, podrán disfrutar de la deducción.
o Si se cambia la climatización, al tratarse de un elemento diferenciado del propio inmueble, también dará derecho a la deducción.
Éstas no
Obras de conservación. Sin embargo, si el local ya está funcionando y se hacen unas simples reformas (por ejemplo, se cambian los lavabos para hacerlos más modernos), dicha inversión no dará derecho a la deducción, ya que no va ligada a un aumento de la capacidad productiva.. Estas obras serán un gasto del ejercicio.